el examen

el examen

Soñar con suspender un examen 

denota miedo al fracaso, no es de extrañar que yo lo soñara muchas veces, ya que temía fracasar. Sentía que no era capaz de cumplir las expectativas de Dios y que por eso Él ya no me escuchaba. 

Suspendí muchos exámenes en mi adolescencia así que supongo que esa experiencia se ha quedado marcada a fuego en mi mente. Curiosamente ser mala estudiante, de esas que solo estudian para aprobar “in extremis”, fue algo que Dios usó para que le empezara a conocer. En un examen sucedió algo extraordinario (que yo considero un milagro) y fue lo siguiente:

Estaba estudiando COU con la física y química de 2º de BUP pendiente y aunque había aprobado 3º de nada me serviría si no aprobaba esa asignatura en esa convocatoria. Si suspendía tendría que dejar COU ese año para retomarlo cuando la hubiera aprobado.

En aquella época dudaba mucho de que  Dios contestara oraciones o de que se preocupara por el mundo en general. Sin embargo tenía un profundo deseo de saber la verdad. ¿Quién había creado el mundo? ¿De dónde veníamos? Leía la biblia  con avidez porque mientras lo hacía podía creer que todo eso era verdad, que Dios se preocupaba por nosotros, pero después cambiaba de opinión y pensaba: “Un Dios amoroso y todopoderoso permite guerras, hambrunas, cáncer etc. Eso no tiene sentido, Dios  ha debido desentenderse del mundo o quizá nunca le haya importado” 

Pero volvamos a mi examen in extremis y al milagro. Os puedo asegurar que en esta ocasión estudié mucho, excepto una parte de física que no era capaz de entender.

Llegó el día del examen, primero la parte de química que me salió bien, después repartieron el examen de física y fue exactamente igual que en  una pesadilla, todas las preguntas eran de la parte que había dejado por imposible. Sentí ganas de llorar y no solo por suspender sino porque en mi mente adolescente esa era la prueba clara de que Dios no escuchaba mis oraciones, de que era un Dios distante, quizá incluso inexistente. A pesar de eso volví a hablar con Él para decirle: “Ya no te pido por el examen, ya es demasiado tarde, solo te pido una cosa si existes, si te preocupas por mí y me oyes házmelo saber”. En ese momento aumentó la intensidad de la luz para después bajar bruscamente, unos minutos más tarde alguien entró en el aula y dijo que teníamos que salir porque había un problema serio con la instalación eléctrica. 

“Salid de clase rápido, os voy a poner la nota solo con el examen de química” Dijo el profesor. “Esto es un milagro” dijo una compañera….

Ese día supe que Dios me escuchaba.

Meses después empecé a asistir a una iglesia evangélica, leía la biblia con regularidad y asistía a innumerables reuniones de  oración, estudios bíblicos, campamentos etc. etc. Y así durante años y años. Sin embargo perdí la perspectiva del amor de Dios y dejé de sentirme amada incondicionalmente. En mi mente (y en mi corazón) se fue creando una imagen distorsionada de Dios que me hacía atribuir a un castigo divino las circunstancias negativas que persistían en mi vida.

 

¿Quieres ver el video donde hablamos más sobre este tema?

Aquí puedes ver el video

¿Cómo salí de esa forma de pensar?

Dios es bueno y no me dejó ahí, hizo (está haciendo conmigo) algo parecido a lo que hacen los GPS, me redirecciona sin reproches. Lo hace de muchas maneras y una de ellas es por medio de los sueños. Como en el que os compartí la semana pasada, en ocasiones por medio de encuentros, de escuchar su voz y sentir Su presencia, otras veces he encontrado ( o mejor dicho Él ha puesto en mi camino) a personas, libros videos que me han ayudado , me están ayudando a expandir mi mente para poder conocerle mejor.

En respuesta a los otros sueños que denotan temor al fracaso. Él me dice (nos dice) que está a nuestro favor y que pone todos los medios necesarios para que triunfemos.

Su amor es incondicional y hayamos hecho lo que hayamos hecho Él no ha dejado de amarnos.

El amor nunca deja de ser (1 Corintios 13:8)

Nos encantaría que nos contaras tu historia.

Puedes escribirnos tu testimonio, tu experiencia con el Espíritu o sueños.

el examen
Blog

el examen

Soñar con suspender un examen  denota miedo al fracaso, no es de extrañar que yo lo soñara muchas veces, ya que

Seguir Leyendo »